Los temas de Trasversales

Seleccione un tema en la lista desplegable y pulse el botón Ver tema


Tema seleccionado: Ucrania/Rusia...

PDF que recoge las partes de Trasversales nº 58 relacionadas con la invasión de Ucrania por Putin¿Qué es el campismo? Es la estupidez política con las consecuencias más siniestras que consiste en pensar que sólo hay un Enemigo. Lo definiremos como un antimperialismo unidireccionalllamamos a la izquierda internacional a condenar las políticas imperialistas del gobierno ruso y a mostrar su solidaridad con las personas que han padecido una guerra que ha durado casi ocho años y que pueden padecer una nueva guerraHoy, por otro lado, quienes abogan por la paz al tiempo que se oponen al derecho de Ucrania a adquirir armas para defenderse contraponen la paz a la lucha. En otras palabras, desean la capitulación de Ucrania, pues ¿qué clase de paz podría conseguirse si la gente ucrania no hubiera estado armada y por tanto fuera incapaz de defender su país?...nadie puede querer, más allá del número de víctimas inmediatas, un mundo en el que hubiese que elegir entre una de estas dos opciones: o normalizar y replicar sin límites el uso del armamento nuclear o abandonar a los ucranianos a su suerte, responsabilizándolos además de su desgracia.Si Rusia invade Ucrania, lo que parece cada vez más probable, será una continuación y una escalada del proyecto imperialista regional perseguido por Putin desde que llegó al poder en el año 2000Nadie debería hacerse la ilusión de que este conflicto no es resultado directo del compromiso de Putin de recrear un mayor imperio ruso. Él considera que Ucrania y Bielorrusia forman con Rusia un solo pueblo, un volk. Ha dejado claro que no reconoce a Ucrania como nación soberanTraté de promover el diálogo. Pero todo esto se ha esfumado ahora. No habrá compromiso. Putin puede planear lo que quiera, pero incluso si Rusia toma Kiev e instala su gobierno ocupacional, resistiremosCentrarse ahora en estos errores es lo mismo que criticar en 1939 el Tratado de Versalles, cuando ya había perdido relevancia. Lo que se necesita ahora son soluciones concretas que puedan acelerar la derrota de Rusia y hacer del mundo de hoy un lugar más seguroRusia no actúa por sus 'derechos' si invade Ucrania. Actúa en pos de sus propios intereses imperialistas. Desde que Putin llegó al poder ha seguido una política imperialista para retrotraer los antiguos estados de la URSS a la esfera de influencia de RusiaLes posicions de la CUP-PR i la CUP-UNCPG referents a la guerra d’Ucraïna no ens representenMientras en otros países debatíamos sobre las cualidades y los defectos de una resistencia armada, como si se hubiera abierto un tiempo de reflexión antes de actuar, Ucrania ya había decidido y había emprendido una resistencia bajo todas las formas. Esto dejaba en un extraño lugar, un tanto irreal, los debates alejados del escenario ucraniano sobre lo que debería hacer Ucrania... el aparato estatal de Putin ha estado vomitando su ideología genocida y revanchista incluso antes de que se anexionara Crimea en 2014, y se ha convertido en el centro del fascismo mundialLas discusiones con parte de la izquierda, especialmente de la occidental, pueden ser extremadamente difíciles. Es desalentador escuchar algunas de sus posiciones. Otros parecen hipócritas o cínicos. Hay ciertas posiciones que se alejan de los principios de izquierda. No siempre se expresan directamente...Solo podemos desear un desenlace de la guerra: la victoria militar del pueblo ucraniano, que reforzaría la crisis del régimen político ruso y la contestación a la guerra, y abriría posibilidades para que el pueblo ruso derroque al régimenNosotras, feministas de Ucrania, llamamos a las feministas de todo el mundo a solidarizarse con el movimiento de resistencia del pueblo ucraniano contra la guerra depredadora e imperialista desatada por la Federación RusaPara parar las amenazas y la invasión de Putin la mejor bomba nuclear es la Solidaridad de los pueblos y la movilización solidaria de la ciudadanía europea. Ésta acaba de despertar para librarnos de la pesadilla que quiere enterrar la libertad, la democracia y la solidaridad, apostemos por ella, si queremos tener un buen día de mañanaTenemos que señalar lo que, más allá de la nieve, lluvia y viento, nos encontramos en este camino de 6000 kilómetros, en 6 días. Nos dimos cuenta de que está apareciendo una enorme ola de solidaridad ciudadana y trabajadora, inesperadaEl narcisismo de los socialistas en los países ricos se afirmará al precio del progreso social y político de un país de la periferia europeaDeclaración de la izquiera rusa y de activistas contra la guerra de Putin: Exigimos que los dirigentes rusos cesen inmediatamente la agresión contra el hermano pueblo ucranianoEl temor de Putin es a la libertad y a un modelo de vida que, en toda su decadencia capitalista, sigue siendo más atractivo para una población que vive en ciudades como San Petesburgo o MoscúLa OTAN no puede ser una coartada para silenciar los crímenes de Putin. Los 200 mil soldados que ocupan una parte de Ucrania no son de la OTAN, sino rusos, chechenos o bielorrusos. Ciudades como Mariupol han sido arrasadas no por los aviones norteamericanos, sino por la artillería rusa que día a día machaca objetivos civiles. No fueron Zelenski ni su gobierno los que agredieron a Rusia el 24 de febrero, sino el régimen de Wladimir Putin el que ocupó nuevas regiones de Ucrania. Que algunas personas y organizaciones quieran cambiar los hechos es inmoralDado que civiles, soldados y milicianos ucranianos, jugándose la vida, consiguieron retrasar el avance planificado de uno de los ejércitos más fuertemente armados del mundo, los países de Europa occidental finalmente apoyaron sanciones económicas más severas y prometieron poner más armas en manos de los ucranianos. La postura ante la guerra de Putin contra Ucrania y ante la resistencia ucraniana es una línea divisora tan crucial como lo fueron en su tiempo las posturas ante la I Guerra Mundial, ante el Holocausto y el Gulag y, como no recordarlo, ante el preludio de la II Guerra Mundial que se vivió en España en la guerra de 1936-1939Vídeo en solidaridad con el pueblo de Ucrania, contra la guerra de PutinActualmente Putin ha dado un paso más, muy grave, en esa agresión: amenaza con usar armamento nuclear, que sería un crimen contra la Humanidad y contra toda forma de vida del Planeta,creando un riesgo de una guerra mundial cuyas consecuencias serían catastróficas e irreversiblesNo es posible declarar un humanismo para el futuro si no somos capaces de actuar con humanismo en cada momento del presenteEn mi opinión, la posición correcta para los socialistas es que la cuestión del este de Ucrania y Crimea es un asunto que debe resolver el pueblo ucraniano, no algo en lo que los gobiernos extranjeros tengan derecho a interferirUcrania está lejos de ser un país perfecto o libre de contradicciones pero es (o mejor dicho era, antes de la invasión) preferible a Rusia en todos los aspectos: participación democrática, derechos civiles y políticos, libertad de expresión, etc.Parece que las y los ucranianos merecen nuestra solidaridad como víctimas, pero no como combatientes de la resistencia... no debemos hacernos ilusiones sobre el régimen de Putin. No ofrece ninguna alternativa al capitalismo occidental. Es un capitalismo autoritario, oligárquico. La desigualdad en Rusia ha aumentado significativamente durante los 20 años de su liderazgo. Putin no es solo un enemigo de la clase trabajadora sino también de todas las formas de democraciaVladimir Putin, que se presenta a sí mismo como defensor de la lengua y la cultura rusas, niega nada menos que el derecho de los ucranianos a existir, y con frecuencia hace declaraciones que pueden calificarse de incitación al genocidiocrania hoy, Siria ayer: en su mayoría, las izquierdas permanecen inactivas ante el imperialismo ruso que, tras acudir en ayuda de una de las peores dictaduras del mundo árabe, invadió un país europeo con el objetivo de anexar su territorio y esclavizar a su genteQueremos que se castigue a los criminales, pero no queremos deshumanizar a toda una naciónLa invasión de tropas rusas en territorio ucraniano es una agresión contra un país soberano que no era ninguna amenaza para Rusia. El resultado no puede ser otro que miles de muertes, Contra la guerra de Putin destrucción y millones de refugiados.¿Cabe alguna vía de negociación con quien no conoce otro diálogo que la fuerza armada?... lo que parece razonable es apoyar políticamente a Ucrania, el país agredido, y enviar toda la ayuda humanitaria posible para atender a los desplazados y a la población civil residente, y, además de las medidas de tipo financiero, económico, comercial, deportivo o cultural contra Rusia, hacer llegar ayuda militar para reforzar la defensa nacional ... nuestra atención a los sucesos nos lleva a olvidar los procesosEl proyecto de Putin no es solo restaurar el protectorado de la URSS sobre las repúblicas colindantes y devolver a Rusia la importancia política que tuvo antaño recuperando su rango imperial, sino reforzar en Rusia el Estado necesario para mantenerloLa esencia de la crisis ruso-ucraniana no son las tensiones entre EEUU y Rusia. Rusia no amenaza con invadir o bombardear EEUU, sino con invadir o bombardear Ucrania. Nadie amenaza con invadir Rusia. Lo que desata y singulariza esta crisis es la enorme acumulación de tropas obedientes a Putin y de armas llevadas a las fronteras de Rusia con Ucrania, y ahora también a la frontera de Biolorrusia y Ucrania, a unos 110 kilómetros de Kiev, así como las evidentes amenazas que acompañan esos movimientosNo se puede apoyar un manifiesto en el que no hay una sola frase en la que se diga que Rusia amenaza a Ucrania, que Ucrania se siente amenazada por Rusia, que Rusia no debía invadir a Ucrania, que Rusia debáa retirar de inmediato sus tropas de la frontera, ni se hace ninguna exigencia concreta a RusiaPor la ética del deber de ayuda y también por nuestro propio futuro hay que estar con Ucrania contra PutinApoyar a Ucrania en su resistencia frente a la invasión de Putin no equivale ni debe equivaler a apoyar todo lo que haga su presidente, ni a apoyar cada acción que lleven a cabo las tropas ucranianas en su legítima defensa. No tengo ninguna duda de que en la guerra de 1936-1939 había que apoyar al bando anti-franquista pese a que desde ese bando, diverso, se cometieran graves crímenes que hay que condenarEn cualquier caso, no suscribiría un feminismo que defiende la idea de que las mujeres por naturaleza no deben tomar nunca las armasNo sé si puedo escribir sobre la invasión rusa de Ucrania, como una mujer cuya ciudad fue destruida y sitiada, y en la que la mayoría de sus habitantes fue exiliada a consecuencia de la intervención rusa en Siria. No sé si tengo algo que decir además de gritar en la cara al mundo 'Os lo dijimos'Con el estallido de la guerra, los oligarcas y otros grandes capitalistas huyeron del país. Fue la gente del pueblo, incluyendo a los trabajadores organizados, que representaban a la mayor parte de la sociedad civil, quienes se alzaron para defender el paísTenemos un compromiso moral y político de solidaridad con la población de Ucrania, amenazada por la posibilidad de una agresión militar a una escala mucho mayor que la que ya padece desde hace añosLa equidistancia entre agresores y agredidos no es una muestra de pacifismo sino de falta de solidaridad humanaLa equidistancia entre agresores y agredidos no es una muestra de pacifismo sino de falta de solidaridad humanaIncluye textos en defensa del derecho a la interrupción voluntaria del embarzo, en apoyo al pueblo ucraniano contra la guerra de Putin, reivindicaciones razonadas de los valores de igualdad y libertad, temas de actualidad social, poesía, reseña de libros, un análisis sobre el significado del cine Western, grafismos...Campaña de firmas contra las amenazas a Ucrania por Putin, originada en Reino UnidoLois Valsa, previa mirada solidaria a la resistencia ucraniana, reseña la actividad cultural en Msdrid...es vital apoyar a Ucrania en esta guerra y buscar lo antes posible la derrota, o al menos el debilitamiento, del régimen antiucraniano y, me atrevo a decir, antirruso de PutinUna política sin ética, guiada por cálculos, nos lleva siempre a un callejón sin salida: luchar para reproducir las mismas opresiones que se combatíanEn su marco conceptual no existe una guerra de liberacón en la que un bando tenga la razón. Solo hay dos sinvergüenzas patriarcales peleándose mientras las mujeres y los niños sufren. Por lo tanto, no se puede apo- yar a un lado si utiliza las armas. Es como si no hubieran encontrado nunca una situación en la que más armas para el lado agredido implica menos víctimas. Pero en realidad sí la han tenido ante su cara, pero han hecho la vista gorda

Portada/Home


Número actual

Números anteriores

Taller de ideas

Archivo IS (no activo!)

Temas

Por autores

De cultura


El proyecto

Consejo editorial

Consejo de apoyo

En papel...

Los libros

Boletín electrónico

Enlaces

Contacto...