Trasversales
Rolando Astarita

Libia, intervención y la rueda de la historia

Revista Trasversales número 21 marzo 2011

Otros textos del autor

blog del autor

Dossier Revolución árabe


Gilbert Achcar creció en Líbano, y es profesor de la School of Oriental and African Studies en la Universidad de Londres. Ha publicado The Clash of Barbarisms: The Making of the New World Disorder y The Arabs and the Holocaust: The Arab-Israel War Narratives. En las últimas semanas ha sostenido que en lo esencial el levantamiento contra Khadafy es por libertades democráticas. Achcar siempre ha mantenido una posición anti-imperialista, pero admite la necesidad de la intervención extranjera imperialista para frenar la masacre de los rebeldes. El tema es que en un texto que está circulando por Internet plantea el siguiente problema: si se pudiera volver atrás la rueda de la historia, y regresar al momento previo al inicio del genocidio de Ruanda, ¿nos opondríamos desde la izquierda a una intervención de las fuerzas imperialistas y extranjeras, destinada a impedirla?

Recuerdo que en Ruanda, en 1994, fueron asesinados en 100 días entre medio millón y un millón de personas pertenecientes a tribus tutsis (o hutus que se consideraban colaboracionistas). Los muertos representarían aproximadamente el 20% de la población del país. Además, entre 250.000 y 500.000 mujeres fueron violadas. Pues bien, pongo esta cuestión a consideración. Supongamos que estamos en vísperas de la ofensiva contra los tutsis, y éstos piden la intervención de fuerzas extranjeras para que frenen a las milicias hutus. Sabemos que las milicias hutus están dispuestas a cometer un genocidio. En principio, entre las respuestas que podría esperar de la izquierda, están las siguientes:

“Hay que oponerse a la entrada de las tropas imperialistas, porque van a provocar aún más muertos; después de todo son los responsables de las calamidades actuales de Ruanda”.

“Hay que oponerse a la entrada de las tropas imperialistas, porque quieren quedarse con las riquezas de Ruanda”.

“Si los tutsis piden la intervención extranjera, son agentes del imperialismo”.

“Hay que oponerse a la entrada de las tropas imperialistas y los tutsis deben auto-organizarse, pedir solidaridad de los pueblos vecinos, armarse y enfrentar a los invasores, llamando al pueblo hutu a rebelarse, y unirse con los trabajadores y campesinos tutsis, para formar soviets, y avanzar en la revolución permanente en África”.

“A pesar de que en la mayoría de los casos estamos en contra de las intervenciones imperialistas y de las potencias en el tercer mundo, consideramos que en este caso una intervención puede parar la masacre, y por eso estamos de acuerdo en que se realice”.

Hoy (pero no en 1994) estoy de acuerdo con la última respuesta. Pienso que una intervención podría haber parado el genocidio, esto es, el asesinato de unos 4000 seres humanos por hora, durante 100 días. Reconozco que lo que planteo no está de acuerdo con las tradiciones anti-imperialistas que tenemos en la izquierda, pero también pienso que aquí no se trata de quedar bien con las tradiciones, ni con los discursos. De todas maneras, es mi opinión. Dejo abierta la cuestión para que cada cual trate de responder al problema. ¿Qué haría usted, que es de izquierda, si pudiera volver atrás la historia?



Rolando Astarita
Buenos Aires, 2011
http://rolandoastarita.wordpress.com/



Trasversales